[ INICIO ]            [ QUIÉNES SOMOS ]         [ CONTACTOS ]          [ AUDIOVISUAL ]       [ FOTOMENSAJE ]


MUJERES JÓVENES SON MAYORÍA ENTRE QUIENES NO ESTUDIAN NI TRABAJAN

 

El 65% del total de los denominados “nini” son mujeres. En su mayoría ellas están dedicadas al cuidado de sus hijos, algún familiar, o en los quehaceres del hogar.

Hablar de equidad de género aún es una utopía en Chile. Hoy existen un sin fin de diferencias entre hombres y mujeres, donde uno de los más notorios es la brecha salarial. Pero a tanto llegan las desigualdades que incluso se evidencia entre quienes no están en el mercado laboral. Los “ninis”, como se les llama a los jóvenes entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan, alcanzan los 766.723 a nivel país. Cifra que en la Región Metropolitana llega a los 285.232, lo que representa al 16% de los 1.721.839 jóvenes de la región.

El 65% de aquellos que no estudian ni se desempeñan de manera remunerada en la capital son mujeres (186.120) y el 35% (99.112) son hombres. Pero, ¿por qué las mujeres conforman el grueso de quienes no trabajan ni estudian?

Resulta que el 34,2% de ellas (50.137) respondió que no lo hacía porque está dedicada al cuidado de hijos o terceros; el 30,6% (44.906) indicó que está enfocada a los quehaceres del hogar; y el 20,4% (29.974) nombró otras razones. En tanto, el 41% de ellos (20.920), explicaron que se mantienen al margen del mundo laboral por otra razón; el 22,1% (11.277) porque no tiene interés; y el 16,5% (8.427) por enfermedad o discapacidad.

Estos son algunos de los resultados que entregó el Observatorio Laboral para la Región Metropolitana, proyecto que debutó ayer y que es liderado por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), ejecutado por el Centro de Políticas Públicas UC, y apoyado por el Organismo Técnico Intermedio para Capacitación (OTIC Sofofa).

Estas cifras reportadas por la iniciativa son de elaboración propia, conforme a la encuesta Casen 2015. Respecto a ellas, Macarena Cea, coordinadora del Observatorio, aclaró que hoy está en tela de juicio que la mujer sea culturalmente quien cumpla el papel del cuidado de los hijos y de los quehaceres de la casa, como se desprende del 65% que está en el grupo de los “ninis”. “Puede que ellas no lo declaren como una obligación, pero sí de facto sea una obligación porque a lo mejor no hay nadie más que pueda cumplir con ese rol. Es una brecha de género que también está sustentada en una tradición cultural, lo que claramente va a ir cambiando en el tiempo. En el fondo, es un trabajo no remunerado lo que ellas hacen”, afirmó.

Para terminar con esas diferencias, Cea declaró que debe haber un set de medidas para fomentar la participación laboral tanto de las mujeres, como de los jóvenes. “Claramente hay que hacer políticas profundas que estén orientadas a la participación laboral femenina. Por ejemplo, hoy el posnatal parental, que es un derecho de las mujeres, podría ser un derecho tanto para las mujeres como para los hombres, así contratar a una mujer no se traduciría en un costo mayor para el empleador”, dijo Cea.

“El cuidado de los niños también es un tema importante. Hay que aumentar la cobertura de las salas cuna y aumentar la confianza que las personas tienen en esta educación, ya que si le preguntas a alguien por qué no envía a su hijo a sala cuna, te dirá que es porque cree que estará mejor en la casa”.

Si bien el director nacional del Instituto Nacional de la Juventud (Injuv), Nicolás Farfán, indicó que no le gusta el término “ninis” porque estigmatiza de mala manera a los jóvenes, asegura que en el grupo de chilenos que no reciben remuneración es donde más inequidad de género hay. “Las mujeres jóvenes chilenas tienen una probabilidad dos veces mayor de no estudiar ni trabajar que los varones. Esto pasa porque las mujeres de niveles socioeconómicos más bajos ven el tema del cuidado de sus hijos y el embarazo como la única salida para poder desarrollarse”, señaló.

Qué pasa entonces con los “sí-sí”

En la Región Metropolitana hay un total de 185.066 jóvenes que podrían llamarse los “sí-sí”, o sea, que estudian y trabajan a la vez, los que representan un 10,7% del total de jóvenes de la capital.
“Esto es llamativo, porque de ellos hay 90 mil que son mujeres y 90 mil hombres. Aquí no hay diferencias de género y el perfil entre ellos es similar. Este fenómeno es interesante de revisar, por ejemplo, cuáles son las características de quienes toman esta opción compleja. En este sentido se podrían hacer políticas públicas que también los apoyara a ellos”, dice Macarena Cea, quien además es subdirectora del Centro de Políticas Públicas UC.

por: Natalia Heusser

Fuente: La Hora

   








RECOMENDAMOS VISITAR
http://www.educacionysociedad.org
Fono: 2519 38 22 / 2519 38 21   |   Dirección: Mac Iver 125, Piso 13
Santiago de Chile