[ INICIO ]            [ QUIÉNES SOMOS ]         [ CONTACTOS ]          [ AUDIOVISUAL ]       [ FOTOMENSAJE ]


Inglaterra y Alemania ya lo incluyeron en su malla escolar

 

Incorporar el pensamiento computacional al aula es un nuevo desafío para la educación

El concepto supone aprender a pensar en secuencia, para así resolver problemas de manera ordenada, tal como ocurre en los procesos relacionados con la informática.

Para enseñar sobre el concepto de algoritmo, desde hace tres años los profesores del Reino Unido piden a los niños de prebásica enumerar lo que hicieron entre que despertaron y llegaron al colegio. En ocasiones, la tarea consiste en cocinar siguiendo las instrucciones de una receta. El objetivo final es fomentar el paso a paso, y de esta manera incorporar el pensamiento computacional a sus alumnos.

"El pensamiento computacional es un proceso a través del cual resolvemos un problema, utilizando habilidades propias de las ciencias de la computación, como son la descomposición, el reconocimiento de patrones y la abstracción. Mediante esta forma de pensar se aprende sobre lógica, solución de problemas y se despliega la creatividad", explica Mónica Retamal, directora ejecutiva de la Fundación Kodea y una de las personas detrás de la Hora del Código, iniciativa que invita a que los colegios dediquen una hora al día, a enseñar programación a niños desde prebásica a enseñanza media.

 

Capacidad de análisis

"En Chile hay algunas iniciativas en colegios que son extracurriculares. Son contadas las experiencias orgánicas donde la programación y la enseñanza de las ciencias de la computación son parte del currículum escolar; más bien han ido 'por fuera de la autopista'", indica.

En Inglaterra, el objetivo de enseñar pensamiento computacional pasó a ser parte de la malla escolar en 2014. Le siguieron países como Dinamarca y Alemania, además de Argentina, en Latinoamérica.

"El pensamiento computacional es el proceso que permite formular problemas, de forma que sus soluciones pueden ser representadas como secuencias de instrucciones y algoritmos. Es el proceso de reconocimiento de aspectos de la informática en el mundo que nos rodea y la aplicación de sus herramientas y técnicas para comprender y razonar sobre los sistemas y procesos, tanto naturales como artificiales", plantea Mónica Geller, directora de Engineering for Kids (EFK) Chile.

Según explica, aunque la idea del pensamiento computacional se tiende a asociar al uso de pantallas, lo cierto es que "es posible desarrollarlo desde cualquier disciplina y haciendo uso de otros recursos educativos, no solo la programación".

Un clásico ejemplo es pedir a los niños que creen un robot con piezas de lego, diciéndoles que identifiquen cuáles son los patrones de construcción a seguir.

 

En el caso de que sí se usen computadores, las opciones pasan por probar de manera lúdica aplicaciones móviles, hasta interactuar con un lenguaje de programación avanzado, como JavaScript o Scratch.

"Los alumnos logran aprender pensamiento computacional al dar solución a distintos problemas de forma lógica, secuencial y siguiendo una estructura", comenta Elizabeth Pérez, profesora del Instituto O'Higgins de Maipú y una entusiasta de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Tanto así, que incluso desarrolló un libro sobre aplicación de TIC en Lenguaje para primeros básicos.

"Aquellos niños que dominan conceptos informáticos fomentan su capacidad de análisis, observan, comprenden, desarrollan ideas nuevas y buscan soluciones", explica la profesora.

"Hay muchos ejemplos en que necesitamos la habilidad del pensamiento computacional. De lo que parece más simple a lo más complejo; desde decidir en qué fila formarse en el supermercado, hasta buscar la secuencia del genoma humano. Del control de tráfico, al descubrimiento y desarrollo de medicamentos antiinflamatorios", dice Geller.

Priorizar información

"Si uno revisa el último Simce TIC, se muestra que los jóvenes tienen las herramientas necesarias para agarrar la información que ven en línea, pero que no saben priorizarla, procesarla y transformarla en conocimiento. Aquellos con capacidades avanzadas para hacer este proceso solo corresponden al 1,7%", indica Daniel Halpern, investigador de Tren Digital y académico de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica.

"El pensamiento computacional apela a competencias de nivel superior y Chile lamentablemente está bajo en todos los rankings, que miden habilidades de orden. Por lo tanto, nos vamos a quedar rezagados como país si no desarrollamos estas habilidades. Porque en el siglo XXI que estamos viviendo, después de leer, escribir y las matemáticas, son la programación y las ciencias de la computación las que nos darán las habilidades para entender el mundo que nos rodea. Dado que hoy todos dependemos de la tecnología para comunicarnos y desarrollar muchas cosas, es importante, según los expertos, que los niños a partir de los ocho años de edad sepan leer, entender y escribir el lenguaje del código y así desarrollar habilidades de orden superior", dice Retamal.

A propósito de las matemáticas y la idea de pensar en secuencia, Mónica Retamal aclara que el pensamiento computacional y el matemático, "se asemejan porque se buscan patrones, se separan variables. Ahora bien, el pensamiento computacional va un poco más allá y utiliza distintas disciplinas".

Fuente: EMOL

domingo, 27 de agosto de 2017

Margherita Cordano








RECOMENDAMOS VISITAR
http://www.educacionysociedad.org
Fono: 2519 38 22 / 2519 38 21   |   Dirección: Mac Iver 125, Piso 13
Santiago de Chile